¿Cómo mantener el costo bajo de la póliza de seguro?

Si está pensando en comprar una casa, es indispensable protegerse contra las sorpresas que puede tenernos preparadas la vida

La realidad es que las primas de seguro no son baratas pero más caro puede salir aún el no tenerlas cuando las necesitemos.

Hay algunas cosas que es posible hacer para mantener los costos bajos sin sacrificar la cobertura que es necesaria

1. Montos de cobertura y deducibles

En un nivel básico, el monto de la cobertura y deducibles tendrán un gran impacto en la cantidad que paga mensualmente.

Su nivel de cobertura es la cantidad máxima que puede utilizar para reparar o reemplazar los daños de la casa y sus pertenencias, así como para cubrir los gastos médicos después de un accidente. El deducible es la cantidad que paga por los daños después de hacer una reclamación.

Cuanto más alto sea el deducible, menor será su prima de seguro.

Para mantener sus costos bajos, asegúrese que no está sobre o sub-asegurado. Si bien tener menos cobertura de seguro de lo que necesita usted podría perjudicar a la larga, tener demasiado elevará sus primas mensuales.

Mantener un deducible alto reducirá sus costos mensuales, pero usted tendrá que pagar por adelantado antes de conseguir ayuda si usted presenta una reclamación.

 

2. Inicio de edad, características y materiales

La edad de su hogar, características de la propiedad e incluso materiales de construcción puede afectar las primas de seguro de su casa.

Por ejemplo, las casas más viejas tienden a presentar problemas con más frecuencia que las más nuevas:

  • El cableado eléctrico
  • Plomería
  • Techos
  • Cimientos

Algunas reformas para protegerse contra los problemas comunes puede mantener su seguro con bajo costo, es recomendable consultar con un especialista.

 

Ciertas características de su casa (con independencia de su edad) también pueden repercutir en sus primas de seguro-como alberca y jacuzzi, pudiendo aumentar sus tarifas, mientras que otras características se pueden actuar a su favor. Por ejemplo, la instalación de un sistema de alarma así como entradas con puertas y vallas de seguridad, las cuales pueden beneficiar sus primas.

Los costos de seguro también pueden estar relacionados con los materiales utilizados en la construcción de la propiedad. Por ejemplo, tejas de madera o revestimiento podrían ser considerados un riesgo mayor que las hechas de otros materiales, ya que pueden incendiarse con más facilidad.

 

3. Ubicación

Algunas aseguradoras de viviendas utilizan datos sobre qué colonias tienen más reclamaciones y como consecuencia de ello aumentan sus tarifas en esas zonas. Asimismo, verifican la distancia a la que su casa se encuentra de la estación de bomberos más cercana y si el área es propensa a los terremotos y las inundaciones (en cuyo caso, seguramente se incluirá una prima adicional).

Tenga en cuenta estos factores y su impacto en el costo de seguro de su casa antes de comprar su casa.

 

4. Mascotas

Mientras que algunos estados, como Michigan y Pennsylvania, tienen leyes que prohíben los proveedores de seguros tomar en cuenta la raza de la mascota para afectar la póliza. En otros estados las aseguradoras pueden negar o subir el valor de su póliza de acuerdo a la raza o tipo de mascota que posea

Para combatir esto, compare y visite diferentes compañías de seguros. Muchas compañías de seguros "que acepta mascotas" no repelen a los clientes en función de ellas y hasta les ofrecen mejores tasas.

 

5. Crédito

Su puntuación de crédito puede afectar sus primas de seguros de su casa.

A menudo, los propietarios de viviendas con bajos puntajes de crédito van a pagar las primas de seguro más altas.

Para evitar lo anterior, mantenga sus calificaciones de crédito bajo control mediante el pago de sus facturas a tiempo y evitar la acumulación de deuda alta.

 

Otros factores

 

Si bien no se aplicará a todo el mundo, hay otros factores que pueden influir en su calificación:

  • Operar un negocio desde su casa.
  • Vivir en un área propensa a los desastres naturales.
  • Poseer artículos caros que requieren cobertura adicional.